Bulgaria, Enero 2019

-----Sábado 29 Diciembre 2018, Málaga-Sofía-----

 

 

 

 

 

 

 

 

Despegue de Málaga

NDK, Palacio Nacional de la Cultura

Salimos de Algeciras a las 0700 AM. Llegamos al parking a las 0830. Hicimos el check in a las 0900. Tuve problemas con el nombre en mi billete ya que no estaba completo y el orden de los apellidos no era el correcto. Pude pasar todos los filtros sin dificultad a pesar de este error. El despegue fue media hora tarde. Tuvimos risas en el avión dibujando selfies que nos hacíamos con el móvil y la tablet.

De allí alcanzamos a pie Vitosha Bulevard para después terminar en un restaurante que nos era familiar llamado Ugo, donde estuvimos comiendo unos 9 ó 10 años atrás con Biliana, tras vernos con María, Ivan y Ogi en Vitosha Bulevard. Terminamos siendo tres parejas y cuatro niños en el restaurante. Pasamos un buen rato con buena comida y buena compañía. Volvimos al apartamento de Irena después de la cena en tranvía.

Aterrizaje sin problemas en Sofía, 3°C nos esperaban en la capital de Bulgaria. Usé mi DNI ya que mi pasaporte le daba problemas (más problemas) al policía de aduanas a la hora de la lectura digital. Irena y Stefan aguardaban al otro lado de la salida. Nos llevaron a su casa, y tras tomarnos un té y nos dimos una vuelta por el centro de Sofía, iluminado con luces de Navidad, tras coger el tranvía para llegar cerca de NDK.

----Domingo 30 Diciembre 2018, Sofía-Yambol----

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Estación Central de Autobuses en Sofía

Parada del Autobús Sofía-Yambol en Yambol

El cielo, como el día anterior, amaneció muy gris. Aún había restos de nieve por las calles. Tocaba ese día viajar en autobús durante tres horas desde Sofía hasta . A las 0930, y tras el desayuno con nuestros amigos, fuimos llevados en coche por Stefan a la Estación de Autobuses Central de Sofía desde donde partimos hasta el pueblo de mi familia política a las 1100 de la mañana.

El viaje a priori no presentaba problemas de seguridad ya que, a diferencia de otros años, la carretera estaba limpia de nieve y el cielo no amenazaba con mal tiempo. Así fue. Una parada en la mitad del camino y un poco pasadas las 1400 llegamos a Yambol, donde Dimo, mi suegro, nos esperaba con su Ford Fiesta. Diez minutos más tarde estábamos en casa de Mariana donde Rena, mi suegra, nos estaba esperando para almorzar. Un largo paseo al centro de Yambol ayudó a una buena digestión del almuerzo. Entonces tuve la oportunidad de ver las reformas hechas en esta parte de la ciudad. De vuelta a casa tomamos la cena y nos fuimos a descansar.

----------Lunes 31 Diciembre 2018, Yambol----------

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 



 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 



Selfie con el río Tundzha al fondo

Centro de Yambol en vísperas de Navidad

Desde nuestro viaje a Nueva York del verano teníamos algunos dólares que nos sobraron; aprovechando que habia un bureau de cambio cerca, nos acercamos y obtuvimos algún dinero extra con el que no contábamos. Ya de vuelta a casa para almorzar, alrededor de las 1500, nuestro amigo nos entregó el Fiat Brava que apalabramos por la mañana. Retomamos nuestro almuerzo después de recoger las llaves del coche, aunque ya la comida estaba un poco fría... Siesta después de comer.

Otro paseo por el centro después de la siesta y de vuelta a casa a cenar. Alrededor de las 17:00 era prácticamente de noche en esta parte de Bulgaria. Cena rápida y a descansar, el día siguiente prometía ser largo.

En Yambol seguia el tiempo nublado. Desayunamos en casa, y tras arreglar un asunto con la oficina de personal de mi empresa, salimos al centro de la ciudad de nuevo. Me dejé olvidadas las gafas de leer en España, así que aprovechamos la salida para comprar unas gafas de lectura en una óptica. Planeábamos conducir hasta Silistra, ciudad al norte del país frontera con Rumanía a orillas del río Danubio, así que nos planteamos alquilar un coche para ir hasta allí. Entre otras opciones, que al final resultaron imposibles, terminamos por decidirnos por un Fiat Brava de un conocido del que alquilamos coches en años anteriores. Como curiosidad reseñar que el coche era híbrido... a gas y gasolina. Nuestro paseo por el centro fue aprovechado para comprar algunas botellas de rakia para amigos de España.

-----Martes 01 Enero 2019, Yambol-Silistra-----

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Era una ciudad a la que, al no estar protegida por la cadena de montes "Stara Planina", le llega el frio de Siberia directamente, a diferencia de Yambol que está situada al sur de Bulgaria y tras esta pantalla natural que forma esta cadena de montañas bajas. Fuimos recibidos por Ivan, hermano de Mariana y cuñado mío. Descargamos todo el equipaje en su apartamento, descansamos y cenamos. Como éramos muchos y había poco sitio, Iván reservó una habitación triple en el "Hotel Danube" para mi, Mariana y Marta, aunque al final Marta durmió con la prima en su habitación. Hotel bastante bueno, para algo lucía 5 estrellas en su fachada. Conocimos a Ignat, bebé de pocas semanas hijo de Iván e Iskra, y principal motivo de nuestro desplazamiento.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Selfie en Silistra, (Bulgaria), el río Danubio y en la otra orilla Rumanía

Hotel Danube en Silistra

Nos despertamos y después del desayuno empezamos a hacer el equipaje. Para tres días que planeábamos estar, parecia que llevábamos equipaje para tres años. Un coche poco potente, 5 viajeros abordo, y el maletero hasta arriba, hacian de este viaje en coche de unas cuatro horas un desplazamiento de alto riesgo. Nuestra intención era de salir a las 11:00 pero nos demoramos más de lo previsto y finalmente nuestra salida fue a las 12:00. Con una temperatura de unos 3°C partimos hasta Silistra a orillas del Danubio y frontera con Rumanía. Afortunadamente no nos encontramos ningún trailer en nuestro sentido, ya que a partir de las 14:00 las leyes búlgaras prohíben la circulación de vehículos pesados en días festivos por carreteras comarcales. Digo bien, las carreteras eran todas comarcales y algunos tramos con bastantes baches. En general había poco tráfico y esto hizo que el viaje de ida fuera bastante llevadero. Haciendo una parada muy corta en la que prácticamente ni bajamos del coche, llegamos a nuestro destino a las 16:00 más o menos.

Era una ciudad a la que, al no estar protegida por la cadena de montes "Stara Planina", le llega el frio de Siberia directamente, a diferencia de Yambol que está situada al sur de Bulgaria y tras esta pantalla natural que forma esta cadena de montañas bajas. Fuimos recibidos por Ivan, hermano de Mariana y cuñado mío. Descargamos todo el equipaje en su apartamento, descansamos y cenamos. Como éramos muchos y había poco sitio, Iván reservó una habitación triple en el "Hotel Danube" para mi, Mariana y Marta, aunque al final Marta durmió con la prima en su habitación. Hotel bastante bueno, para algo lucía 5 estrellas en su fachada. Conocimos a Ignat, bebé de pocas semanas hijo de Iván e Iskra, y principal motivo de nuestro desplazamiento.

--------Miércoles 02 Enero 2019, Silistra--------

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Pastelería Vainilla y Chocolate

Desayunamos en el hotel, ya que estaba incluido en el precio. Tras asearnos también en el hotel, volvimos con la familia al apartamento. Marta pasó la noche sin novedades con su prima. Mis cuñados dejaron al bebé con los padres de Mariana y nos fuimos al centro de la ciudad. Una tienda de articulos ecológicos y vegetarianos nos sirvió para comprar miel y algún que otro producto típico búlgaro y ecológico para amigos de Algeciras. El bebé tuvo pronto a sus padres con él. Volvimos pronto al apartamento ya que había que preparar el almuerzo. Como en estos dos últimos días la hicimos en familia. Aprovechando el buen hotel, la siesta despues del almuerzo era inevitable. Me tomó unas dos horas, un poco menos a Mariana que fue a recoger a las dos niñas y a su padre, para vernos un poco más tarde en el vestíbulo del hotel. Buscábamos una pastelería llamada "Vainilla y Chocolate" de donde compramos varios exquisitos trozos de tarta para llevar y en el mismo establecimiento nos tomamos algunos dulces. Todas las tartas y pasteles que tomamos estaban realmente exquisitas.

Dejamos a las niñas con su abuelo en el piso con los demás y Mariana y yo proseguimos vuestro camino esta vez paseando a lo largo del Danubio por su paseo marítimo hasta que se hizo prácticamente de noche, a las 17:30 más o menos. Pasamos por la fachada del otro hotel de 5 estrellas, el "hotel Drustar", donde dormimos la primera vez que visitamos Silistra. Culminamos nuestro largo paseo en una farmacia para comprar algunos medicamentos clásicos de Bulgaria contra el resfriado para llevarlos a España. De vuelta al piso, fuimos preparando la mesa para la cena poco a poco. De nuevo cena en familia y después al hotel a descansar.

Plaza Central de Silistra

------Jueves 03 Enero 2019, Silistra-Yambol-----

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Llegó el último día en Silistra. Tomamos el último desayuno de nuestros tres días en el hotel "Danube" y nos reunimos todos en casa de Iván e Iskra. Como el equipaje lo hicimos en el hotel, sólo tuvimos que despedirnos de la familia en el apartamento, bajar el equipaje al coche y retomar el camino de vuelta a Yambol. Volvimos por el mismo camino que llegamos. Al ser un día normal de trabajo, el tráfico era mayor que a la ida. Partimos de Silistra a las 12:00 del mediodía y como siempre el trayecto nos duró unas cuatro horas. El coche nunca fue de mi gusto, no tenía la potencia, las marchas a veces eran duras de meter, tenía sólo 84 caballos de potencia...

Exterior del Hotel Danube, Silistra

No es que se necesite correr mucho por las carreteras comarcales búlgaras, pero íbamos a atravesar un par de puertos de montaña y encontrarse con un camión delante o cualquier otro vehículo lento era una pesadilla. Resumiendo, sólo en un par de ocasiones o tres me ví obligado a pisar a fondo el acelerador para adelantar, y más mal que bien salí del paso. Llegamos a Yambol alrededor de las 16:00 sin ningún contratiempo. Como comimos algo por el camino en una parada corta que hicimos a la altura de Targovishte, cuando llegamos a casa me fui directamente a descansar, cenando un poco más tarde. La hora de irse a la cama llegó rápidamente y así lo hicimos.

Monumento para conmemorar los 25 años desde que el primer tanque soviético entró en Bulgaria

-----------Viernes 04 Enero 2019, Yambol----------

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Este fue un día de calma, más o menos de transición y de estar con la familia. Desayuno juntos en casa y estuve agrupando fotos y videos de esos siete dias pasados y después copiando estos ficheros en el ordenador de mi suegro. Otra tarea que me mantuvo ocupado fue el mantenimiento de éste PC, que al ser un poco antiguo pedía a gritos una distribución de Linux pero todo lo que pude hacer fue instalarle un antivirus gratis ya que el que tenía no funcionaba bien. Antes de almorzar estuvimos visitando a Kremena y Antón amigos de Mariana con los que pasamos un buen rato. Almorzamos y retomé las labores de mantenimiento informático del ordenador de Dimo.

Entrada reformada al parque de Yambol

Era casi de noche a las 16:30 y cero ganas de salir más de casa ya que la temperatura fuera era -2°C y un viento que no ayudaba nada en ese sentido. Además, teníamos mucho equipaje que hacer y un largo camino que recorrer al día siguiente. Dicho y hecho. Nos pusimos manos a la otra con el equipaje haciendo una parada para la cena. Cuando estuvo todo el equipaje preparado nos fuimos a la cama.

Sábado 05 Enero 2019, Yambol-Sofía-Málaga

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La salida del autobús para Sofía era a las 07:15. Nos levantamos a las 06:00, desayunamos algo y llamamos a un taxi para que nos  llevara a la parada del autobús. Llegamos con 10 minutos de adelanto. Esos 10 minutos fueron eternos ya que la temperatura era de -5°C. El camino hasta Sofía era frío como comenté antes aunque en las proximidades de la capital de Bulgaria subió dos grados estando de esta manera a -3 °C prácticamente durante todo el día. A las 11:00 llegamos a la estación central de autobuses donde Irena y Stefan nos recogieron con su coche. El maletero sirvió  de eso, de maletero, dejando allí las maletas con las que viajábamos durante nuestra corta estancia en Sofía. El Boulevard Vitosha fue otra vez nuestro lugar de paseo. En la librería Greenwich paramos un rato dirigiéndonos después al Palacio Nacional de la Cultura o NDK cuyas explanadas estaban cubiertas de nieve como el Bulevard Vitosha. El sol lució durante todo el día aunque la temperatura fuera bajo 0. Fuimos en tranvía desde NDK hasta cerca de la casa de Irena, a un restaurante llamado Regal donde nos vimos con el marido de ésta y sus dos hijos. Después de un almuerzo de calidad tocaba tomarse un té al lado de la chimenea de la casa de Irena, aunque fue una cosa rápida ya que el avión salía a las 1900 y no teniamos mucho tiempo. Al acabar en la casa de Irena nos dirigimos ya directamente al aeropuerto en el coche de Stefan. Nos despedimos de él y su hija (de Irena y su hijo lo hicimos en su casa ya que se quedaron allí).

En Sofía con nuestros amigos Irena (madrina de nuestra boda) y Stefan al ser recogidos en la estación de autobuses

El checkin lo hicimos sin problemas así como el paso por el arco de seguridad. Sin embargo al pasar por la aduana estuvieron mirando el pasaporte de Marta un buen rato, aunque al final pasamos sin problemas. Puerta B8 y una hora de retraso, eso era lo que sabíamos por el momento de nuestro vuelo. Aquí comenzaba la odisea. Por lo pronto el vuelo traía una hora de retraso. Estuvimos esperando en la puerta de embarque durante todo ese tiempo desconectando móviles para ahorrar batería. Al fin nos dijeron de pasar al avión después de una hora y media de espera. El avión tenía dos filas de asientos por banda, era de los pequeños. Empezaba nuestra odisea de cinco horas sentados en este avión. Preparados para despegar hubo un frenazo brusco inusual antes de encarar la pista principal. Segundos después el comandante del vuelo anunciaba por megafonía que volvíamos a nuestro punto de partida por problemas técnicos. Durante una hora y cuarto estuvieron poniendo en práctica el protocolo de averías pertinente en estos casos. Por fin el avión dio señales de estar reparado. La salida original estaba prevista a las 19:00 y finalmente se efectuó a las 20:30. Aterrizamos a las 23:40 sin novedad afortunadamente. Recogimos el equipaje y llamamos a ECP Parking para nuestra recogida. A las 02:00 AM estábamos en casa. La diferencia de temperatura entre países era abismal: salimos con - 3°C y aterrizamos en Málaga con 9°C.

En el aeropuerto de Sofía, sufriendo el retraso de nuestro vuelo