República Checa   Mayo, 2016

28-Abril-2016 (Vuelo a Praga)

 

Salimos de casa a las 19:00. Llegamos al aeropuerto, hicimos el checkin, y una vez dentro comimos antes de entrar en el avión. A las 22:30 estábamos volando rumbo a Praga. La duración estimada del vuelo era de 02:45 minutos. La primera vez que veía una tripulacion de Mongolia, y masculina, curiosa tripulación. Después de "cenar" lo que nos dieron en el avión decidí probar por primera vez en el viaje una lata de cerveza checa. No estaba mal para ser de lata... Aterrizaje bueno a las 01:15 y sin problemas a la hora de recoger el equipaje. Ahora tocaba buscar el hotel "Holiday Inn" que era donde teníamos que dormir. No debía estar lejos, según su página web a sólo 500 metros del aeropuerto.Tras unos minutos de titubeo encontramos una pantalla mágica que nos comunicaba con el hotel por videoconferencia. Grandísimo invento. En menos de 10 minutos nos recogió una furgoneta del mismo hotel, hicimos el check-in y a las 02:00 estábamos en la cama a punto de dormir. Por cierto, gran hotel...

 

Volando hacia la República Checa

29-Abril-2016 (Český Krumlov)

 

Después de levantarnos alrededor de las 09:30, desayunamos algo que traíamos desde España, hicimos el check-out del Holiday Inn y el mismo hotel se encargó de llevarnos a la oficina de alquiler de coches. Un detalle. Mientras esperábamos a ser trasladado pude navegar en la recepción con un IMac... icon windows 8 dentro! A las 11:15 ya estábamos haciendo las gestiones para recoger el vehículo. Este coche nos iba a  llevar por toda Chequia durante una semana. Solicitamos en nuestra reserva un VW Golf..

Bueno, al final fue un Kía Ceed , tampoco mala opción. Bordeamos Praga durante una media hora y al final cogimos el rumbo correcto a Český Krumlov. Por el camino averiguamos por internet que podíamos ver el castillo de Cervena Lhota, cosa que afortunadamente hicimos ya que era un sitio digno de ver. Se acercaba la hora de almorzar y nos desviamos a un pequeño pueblo llamado Chotoviny, casi sin desviarnos de la ruta. Entramos en el restaurante del Hotel Gold.

A las 18:00 y tras un poco de búsqueda encontramos nuestro sitio: Pensión Ingrid en Český Krumlov. Aclarar que lo que llaman pensión en Chequia puede pasar perfectamente por un hotel de tres o cuatro estrellas español. Una ciudad con mucho encanto, patrimonio de la UNESCO. Después de aparcar delante justo de la pensión en un aparcamiento reservado, dejamos el equipaje y nos pusimos a patear la ciudad antes de que la luz del Sol se fuera. El centro histórico lo culminaba una inmensa torre que formaba parte del impresionante castillo medieval por cuya base fIuía el río Vltava. Cuando fueron las 19:30 decidimos tomar un café en una minúscula cafetería llamada "Coffee Provence". La noche iba cayendo y necesitábamos encontrar un sitio para cenar. Después de dar varias vueltas encontramos un bar-restaurante típico checo donde comimos en el segundo piso. El sitio se llamaba U Dwau Maryi (Las dos Marías) debido a que haciendo reformas al edificio en el año 1950, encontraron dos frescos de la virgen María. Este restaurante fue otro acierto. Al salir descubrimos otra ciudad diferente, otra iluminación que hacía de Český Krumlov una ciudad más bonita si cabe. Tras sacar algunas fotos nocturnas llegó la hora de regresar al apartamento. Justo a las 23:00 horas llegamos a descansar a nuestros aposentos.

 

Hotel Holiday Inn, Aeropuerto de Praga

Café Provence, Český Krumlov

Restaurante Las Dos Marías, Český Krumlov

30-Abril-2016 (Český Krumlov, Telč, Třebíč, Lednice)

 

Tras una noche apacible, amanece en Český Krumlov. Hacía un día soleado sin rastro de nubes pero la temperatura seguÍa siendo baja. Compramos algo en un supermercado de la zona y desayunamos en el apartamento. Tocaba despedirnos de Ingrid, nuestra casera, y así hicimos. A las 10:30 habíamos hecho el check-out y estábamos camino al centro de Český Krumlov. Empezamos por ver el museo del castillo, donde objetos de la vida cotidiana de las familias que lo habitaban, familias Rosenberg (1302-1611), Eggenberg (1622-1717) y Schwarzenberg (1717-1945) estaban expuestos. Seguidamente subimos a la torre después de subir 200 escalones, un poco cuesta arriba pero mereció la pena. Desde arriba se podía divisar la totalidad de la ciudad y alrededores. Intentamos entrar al castillo pero sólo se podía hacer en visita guiada siendo la siguiente a una hora que no nos convenía ya que se nos hacía muy tarde para nuestra ruta. Llegó la hora del almuerzo y decidimos entrar en el restaurante "Papa's" donde comimos bastante bien.

Proseguimos con nuestra ruta después de almorzar. Llegamos a Český Rudolec desde Český Krumlov a las 17:50 más o menos después de unos 100 kms. de coche. Allí se encontraba nuestro hotel aunque nuestros objetivos estaban en ciudades como Telč y Třebíč. Český Rudolec era un pequeño pueblo que lo utilizamos sólo para dormir. Telč estaba a unos 22 kms. de donde dormíamos. El hotel era muy amplio, y disfrutamos durante una hora de su propia cerveza en el inmenso comedor de la planta baja. Después pusimos rumbo a Telč. En 25 minutos llegamos a nuestro destino. Su plaza principal era una sucesión de fachadas barrocas de colores muy pintoresca. Esta decoración, entre otras cosas, ha logrado que Telč sea ciudad UNESCO. En esta plaza decidimos cenar. El lugar elegido fue el restaurante de un hotel llamado "U Cerneho Orla". Entramos en él y dimos con una camarera de mediana edad que hablaba un poco español. Cenamos bastante bien y decidimos volver al hotel. Nos cogió la noche y las carreteras eran comarcales y muy solitarias. Tan solitarias que se nos cruzaron un par de conejos en plena noche. A las 20:30 estábamos de vuelta en el hotel.

 

Pensión Ingrid con nuestro Kia Ceed marrón de alquiler

Vista desde la torre del castillo de Český Krumlov

Hotel-Restaurante Cerneho Orla en Telč

01-Mayo-2016 (Telč, Třebíč, Lednice)

 

La noche anterior nos fuimos a la cama temprano para poder levantarnos también temprano ya que el desayuno era de 08:00 a 09:00. A las 10:30 estábamos de vuelta en Telč. A lo largo de la mañana nos dio tiempo de ver la ciudad un poco mejor. Además de ver su calle principal con sus coloridas casas con fachadas renacentistas entramos a ver su castillo. Tras una visita guiada de 50 minutos volvimos al coche y pusimos rumbo a Třebíč. A eso de las dos de la tarde y tras una media hora de trayecto llegamos a nuestro nuevo destino. Aparcamos cruzando los dedos ya que había muchos carteles, no entendíamos ninguno de ellos, y alguno de ellos podía prohibir el aparcamiento. Afortunadamente aparcamos bien y decidimos entrar a visitar una sinagoga judía que habia cruzando el río Jihlava. Sacamos las entradas en el punto de información turística y allí mismo nos aconsejaron un restaurante cercano llamado La Fabrika. Comimos bien y barato. Fuimos a ver el monasterio pero no entramos al ser visitas guiadas en grupo y se nos echaba el tiempo encima. En su lugar visitamos dos exposiciones que estaban en el mismo edificio que el monasterio, una dedicada a minerales extraídos de la zona, y la otra dedicada a la historia del monasterio. Una vez terminada esta visita fuimos a ver el cementerio judío situado en la parte alta de la ciudad. Impresiona este sitio porque aún hay tumbas y panteones judíos relacionados con el Holocausto y la Segunda Guerra Mundial. Nuestro próximo destino era Lednice y cuando nos llamaron de la recepción del hotel para confirmar la hora de llegada les dijimos que aproximadamente a las 17:00 podíamos estar allí. Con tanta visita en Třebíč era muy difícil llegar antes de las 19:00, así que decidimos llamar otra vez al hotel para comunicarles la nueva hora. Como cerraban la recepción a las 18:00, acordamos recoger la llave de la habitación de un buzón de correo. Todo salió como estaba previsto. La llave estaba en su sitio y entramos al hotel Relax Hotel Stork que parecía totalmente vacío. Dimos una vuelta por los alrededores, incluyendo su  fabuloso e inmenso castillo. A la hora de cenar optamos por un restaurante donde servían principalmente comida italiana, "Pizzeria Na Knihovně"; tampoco es que hubiera demasiada elección, Lednice era un pueblo pequeño.

 

Vista lateral de Telč

Sinagoga en Třebíč

Cementerio Judío en Třebíč

02-Mayo-2015 (Lednice, Valtice, Kroměříž)

 

A la mañana siguiente desayunamos en el hotel, estábamos solos en el comedor. Desayuno dentro de la media tirando a alto. Hicimos el check-out y consultamos con la recepcionista si podíamos dejar el coche en el parking del hotel durante un par de horas antes de nuestra próxima parada, Valtice, a unos 7 kilómetros de Lednice. Antes de partir hacia esta ciudad dimos un paseo de una hora en una barcaza por un lago cerca del castillo de Lednice. Era un lago prácticamente creado por el hombre, y su profundidad oscilaba entre uno y dos metros. El trayecto terminaba en un minarete construído entre 1797 y 1802 y tenía 62 metros de altura al estilo morisco. Cuando terminamos de verlo, cogimos la barcaza de vuelta y fuimos en coche directamente a Valtice, a 7 kilómetros. Una vez allí tuvimos el mismo problema con el aparcamiento: muchos carteles en checo pero no entendíamos ni uno, y podíamos aparcar perfectamente en un área prohibida sin saberlo. Al final aparcamos al lado de un bloque de pisos junto a otros coches cuyos dueños aparentemente vivían en ellos, aunque tuvimos que andar un poco hasta nuestro destino, el castillo barroco de la ciudad. Sólo lo pudimos ver por fuera ya que los lunes era día de descanso para visitar estos monumentos. A la hora de almorzar elegimos un restaurante llamado "Restaurante Amalia" donde comimos bien y tranquilos. Ya a la vuelta, camino del coche tuvimos que correr ya que nos cayó un chaparrón.

Llegó la hora de ir hasta Kroměříž, nuestro siguiente destino. Estaba a unos 100 Kms., la mitad de ellos más o menos por autovía. Llegamos al pueblo y el GPS nos condujo a una calle peatonal... Llamamos al casero y nos tuvo que esperar en la calle tras describirle nuestro coche. Los GPS algunas veces fallan... El apartamento era muy ámplio y estaba en un ático con un jardín muy llamativo: un acierto. El casero, muy hospitalario, nos dio la bienvenida con un licor checo de 50° y caramelos para Marta; después se sentó con nosotros a explicarnos los sitios interesantes de la ciudad. Dimos una vuelta por el pueblo y buscamos un sitio para cenar. El sitio elegido esta vez fue el restaurante "Radnicni Sklipek", previamente recomendado por el dueño del apartamento. La comida fue simplemente exquisita y la cerveza hecha en el mismo Kroměříž mejor aún. A las 23:00 ya estábamos de vuelta.

 

Castillo de Lednice

Barcazas en el lago artificial en Lednice

Apartamento en Kroměříž

03-Mayo-2016 (Kroměříž, Litomyšl)

 

Amaneció en Kroměříž con nubes en el cielo, amenazaba en cada momento lluvia. Mariana bajó a comprar cosas para desayunar en el apartamento. Desayunamos y recogimos nuestras cosas dispuestos a ver lo que la ciudad ofrecía. Empezamos por subir a la torre del Palacio Arzobispal. Desde arriba se podía divisar la ciudad al completo. Bajamos y buscamos una especie de tren pequeño que te enseñaba los Jardines del Palacio, una media hora en total. Después pusimos rumbo andando a otros jardines, Los Jardines de Květná zahrada, una inmensidad de terreno con jardines que incluía laberintos de setos y flores de todo tipo. En un paseo de 15 minutos estábamos de vuelta en la plaza central donde buscamos un restaurante para almorzar. El lugar elegido se llamaba Restaurante-Hotel Central. A las 14:30 estábamos rumbo a Litomyšl. Hicimos un intento de ver el castillo de Pernstain, pero llegamos justo cuando cerraban. La ruta se alargó un poco más porque tuvimos que atravesar Brno, sin ninguna carretera de circunvalación el tráfico a través de la segunda ciudad en importancia de Chequia resultaba muy lento y poco fluido. Al fin llegamos a Litomyšl alrededor de las 19:00 horas. Hicimos el check-in y el apartamento nos sorprendió por su amplitud. Su terraza daba a la calle principal del pueblo de unos 10.000 habitantes. Nuestro coche estaba aparcado justo debajo, en una zona de pago, pero gratis para los clientes del hotel a los que les daban una tarjeta para que la pusieran en un sitio visible del coche. Dimos una vuelta por el pueblo, concretamente por su calle principal, justo donde estaba nuestro hotel. Guardaba mucho parecido con la calle principal de Telč, sobre todo en el colorido de las fachadas de sus casas y su parecida arquitectura. Se acercaba la hora de cenar y buscamos algo por esa misma calle. Elegimos el restaurante del hotel Zlata Hvezda, que rebosaba comunismo por sus cuatro costados: decoración negro gris y marrón sin muchas florituras, todo muy sobrio. Otro acierto en el restaurante. Una vez hubimos cenado nos dirigimos al hotel a ver la segunda parte del partido Ath. de Madrid- Bayern de Munich.

 

Vista de la Plaza Central de Kroměříž desde la torre del Palacio Arzobispal

Jardines de Květná zahrada

Litomyšl

04-Mayo-2016 (Litomyšl, Kutná Hora)

 

La lluvia por fin hizo presencia. Litomyšl amaneció mojada: había estado lloviendo durante toda la noche y seguía cayendo no con mucha intensidad pero con continuidad. Desayunamos en un local al lado del hotel que por lo visto pertenecía a éste. Trato exquisito y comida también muy buena. Terminamos con el desayuno y nos dirigimos al palacio de la ciudad donde nos esperaba una visita guiada. No estaba muy lejos de la pensión, a unos cinco minutos andando.

En esta visita, el guía nos explicaba a un grupo de siete personas habitación por habitación el uso que les daba la realeza desde 1259 hasta finales del siglo XX. El mobiliario que exponían era el usado al final de la Segunda Guerra Mundial, después fue todo expoliado por los comunistas. El guía, a quien seguramente le faltaba poco para jubilarse, hablaba checo y muy poco inglés. A la entrada nos dieron unos folletos en inglés donde había una explicación de cada aposento. Aproximadamente a las 14:00 terminamos con la visita al castillo y pusimos rumbo a Kutná Hora. Para almorzar tuvimos que buscar alguna solución en el camino. El restaurante elegido se llamaba Restaurante Dymak. Una vez almorzamos proseguimos rumbo a nuestro nuevo destino. El dia seguía lluvioso. Alcanzamos el hotel sin problemas. Hicimos el check-in y fuimos a visitar el Osario, una capilla cristiana en el suburbio de Sedlec donde 40000 huesos de esqueletos humanos estaban expuestos de forma artística para formar la decoración de dicha capilla. Al salir intentamos ir a dar una vuelta por el centro histórico, muy cerca de nuestro hotel, pero desistimos en la idea; el motivo era la lluvia que, aunque fina, era muy persistente y a los cinco minutos estabas calado hasta los huesos; en el camino al Osario vimos una pizzería y nos compramos una para comerla en el hotel viendo el partido R. Madrid-Manchester City. Era la primera vez que nos dábamos este tipo de respiro desde que empezamos la ruta.

Palacio de Litomyšl

Iglesia de Santa Bárbara (Kutná Hora)

05-Mayo-2016 (Kutná Hora, Praga)

 

Ese día iba a ser con diferencia el dia más movido. Hicimos el check-out del hotel Bed & Breakfast después de desayunar y fuimos a visitar la Iglesia de Santa Bárbara. De estilo gótico era un calco a la catedral de Sevilla. Seguidamente entramos a ver la capilla del Corpus Cristi. Se nos echaba el tiempo encima y aún así dimos una vuelta por el centro histórico. Sobre las 11:30 estábamos camino a nuestro nuevo destino. Tardamos una hora y media de Kutná Hora a Praga. Lo primero que tuvimos que hacer era encontrar el apartamento que alquilamos vía Airbnb. Nuestra casera era rusa y no hablaba ni una palabra de inglés. El nivel de ruso de Mariana fue suficiente para entendernos con Tatiana, así se llamaba nuestra amiga soviética. Una vez arreglados todos los detalles con ella nos tocaba devolver el coche al aeropuerto donde estaba la compañía de alquiler. Todo salió como estaba planeado. La falta de atascos en Praga hizo que no hubiera ningún retraso. Ahora tocaba volver a la capital desde el aeropuerto. Tras hacer más averiguaciones en las máquinas expendedoras de billetes del aeropuerto compramos billetes para el autobús número 119 que nos llevaría a la estacion de metro Nadrazi Veleslavin, y de allí se podía alcanzar cualquier punto de Praga. Almorzamos algo pequeño en dicha estación de Metro en un establecimiento de comida rápida. De allí fuimos al centro y nos lo pateamos de tal forma que al final del día entre Kutná Hora y Praga el podómetro del móvil marcaba que habíamos andado 22 kms. Dentro de este "paseo" estuvo incluida la "Plaza de Wenceslao", típico y céntrico lugar de esta capital. Decidimos buscar un restaurante que nuestra casera nos recomendó y que sólo estaba a unos cinco minutos andando del apartamento, "Riegrovy Sady". Cenamos en este sitio y después nos fuimos a la cama.

Interior de la Iglesia de Santa Bárbara (Kutná Hora)

Kia Ceed con el que hicimos más de 1200 Kms. por Chequia

06-Mayo-2016 (Praga)

 

Amanece en Praga. Desayunamos en el apartamento de las cosas que compramos en un supermercado el día anterior. A las 09:30 aproximadamente llevamos a Marta a un parque a sólo cinco minutos de donde dormíamos. De allí cogimos el metro en Jiřího z Poděbrad hasta Hradčanská cerca de la Catedral de San Vito. Después de bajarnos del metro tuvimos que andar unos quince minutos hasta alcanzarla. Impresionante y majestuoso edificio de estilo gótico que visitamos durante cerca de una hora. Salimos de la catedral y entramos en la basílica de San Jorge, iglesia más antigua que se conserva dentro del perímetro del castillo, fundada concretamente en el año 920. No duramos mucho tiempo ya que las colas eran muy largas, y si a eso le sumas que la iglesia era más bien pequeña, casí no se podía dar un paso.

De allí pasamos a ver la "Zlata ulicka", o callejuela dorada donde vivió uno de los escritores más ilustres que ha dado la República Checa: Franz Kafka. Otro lugar infestado de turistas donde era muy difícil andar. Antes de entrar a este callejón almorzamos unos panini que nos costaron un ojo de la cara sólo por comprarlos a 50 metros de la catedral. Bajamos andando a Malá Strana, uno de los distritos de Praga más antiguos y con mayor representación histórica. Nos cogían cerca las famosas estatuas de los dos hombres haciendo pis que en realidad son dos fuentes cuya agua fluía de los dos penes de las estatuas; el agua cae sobre un mapa de Chequia, un chorro sobre Praga y el otro sobre Brno; estas fuentes son obras del artista checo David Cerny. Tras unos quince minutos de paseo intentamos alquilar un hidropedal en "Smetanovo Nabrezi" para navegar sobre el río Moldava (Vltava para los checos), pero nos topamos con otra inmensa cola; decidimos dejarlo para la mañana siguiente y seguir hasta la calle comercial de Praga, "Na Prikope", donde se podían localizar todas las principales firmas, incluída la inmensa tienda de juguetes londinense "Hamley's". Dentro de ésta Marta se lo pasó bomba viendo toda clase de juguetes y montándose en un tíovivo y un tobogán cubierto gratis.

Caía la tarde y decidimos coger el metro de nuevo hasta el apartamento. Unos momentos para el aseo personal y buscamos restaurante en el barrio residencial donde dormíamos. El lugar elegido se llamaba "U Bohouse", un lugar donde terminamos satisfechos tanto con la calidad de la comida como con el ambiente del local.

 

Portal de nuestro apartamento en Praga

Catedral de San Vito

"Piss" por David Cerny

07-Mayo-2016 (Praga)

 

Por la mañana repetimos casi la mañana anterior: desayuno en el apartamento y parque para Marta. Bajamos al centro esta vez en el tranvía n° 22. Nos dejó en las puertas del Teatro Nacional de Praga o "Národní divadlo". De ahí fuimos a pie hasta donde alquilaban los hidropedales. Esta vez sí que tuvimos suerte, ya que al ir a las 11:00 de la mañana no había cola y en dos minutos estábamos montados en uno sobre el río Moldava. Una hora por 290 coronas checas, unos 11 Euros al cambio. Cuando volvimos a devolverlo ya había una cantidad de gente considerable esperando. Acto seguido cogimos otro tranvía, otra vez el 22 que nos llevó hasta Strahov donde su monasterio y su biblioteca son destinos muy visitados por los turistas. El monasterio data del año 1143, y la biblioteca, que fue la que visitamos (por cuarta vez en 16 años), es una de las bibliotecas más impresionantes del mundo tanto por su belleza como por la cantidad y antiguedad de sus libros, unos 110000 volúmenes. Más tarde bajamos hasta el Puente de Carlos andando hasta la galería Lucerna donde cuelga una estatua de un caballo al revés con un hombre, el rey Wenceslao, sentado sobre su panza, todo un toque humorístico a la "gran" historia checa. En dicha galería hicimos un alto para reponer fuerzas en una cafetería. Después le tocó el turno a "Hamley's" de nuevo para que Marta tuviera sus minutos de gloria. Seguimos paseando por la plaza del reloj astronómico hasta la boca de metro más cercana que nos llevó hasta la parada y Centro Comercial "Flora", a dos estaciones de metro de nuestro apartamento. En este Centro Comercial cenamos y de vuelta paseando a nuestro piso de alquiler.

 

Paseo en hidropedal por el río Vltava

Biblioteca de Strahov

08-Mayo- 2016 (Praga)

 

Llegó el último día de vacaciones; parecía que había pasado un minuto desde que cogimos el coche de alquiler desde el aeropuerto. No nos quedaba mucho tiempo en Praga, a las 14:00 teníamos que empezar a movernos ya que el avión salía a las 18:00. Desayunamos en el apartamento y salimos hacia el centro de Praga en metro. No hicimos nada del otro mundo, visitar por última vez en estas vacaciones las estatuas de los hombres haciendo pis, cruzar el puente de Carlos, e ir a la plaza de los relojes para hacer un poco de tiempo. Tuvimos que tener cuidado ya que esa misma mañana se celebraba la Marathon de Praga; de hecho el servicio de tranvías se vio reducido hasta un 70% y ésto podía dificultar la vuelta a nuestro piso de alquiler. Pudimos ver la llegada multitudinaria de la carrera poniendo rumbo definitivo de vuelta a donde penoctábamos, no sin antes cambiar algunos euros ya que no nos podíamos arriesgar a no poder pagar el almuerzo o el taxi hasta el aeropuerto. Volvimos en metro sin problemas y compramos una pizza para llevar e hicimos en check out con Tatiana. Ella nos facilitó el número para llamar a un taxi y así hicimos: en 12 minutos estaba en la puerta el número 969 tal y como me prometieron por teléfono, Ford Mondeo familiar (por lo del equipaje). En media hora estabamos en el aeropuerto gracias a un tráfico más fluido de lo normal por ser domingo. El check in fue rápido, no así el paso por el arco de seguridad. La salida del avión estaba prevista a las 18:05. El despegue se demoró unos diez minutos, a las 18:15 estábamos volando de vuelta a Málaga.

 

Puente de Carlos

Plaza de los Relojes