Frankfurt       Mayo 2018

27-Abril- 2018

Algeciras - Málaga - Frankfurt - Hanau - Limeshain - Langenselbold

Salimos de casa a las 07:30. Cogimos la autovía de pago para asegurarnos llegar a tiempo. Eran las 09:10 cuando Ilegamos al parking ECP, nuestro parking habitual donde dejamos nuestro coche cada vez que vamos de escapada. Alcanzamos al aeropuerto de Málaga con tiempo apacible, unos 20°C, y despejado. Pasamos el arco de seguridad sin pasar por el pupitre de facturación, ya que facturamos on-line, algo bastante recomendable si sólo llevas equipaje de mano y la estancia no es muy larga. Había bastante gente en la barrera de seguridad, pero el paso era fluido. El vuelo hasta Frankfurt duró 2,5 horas. Mi primo nos estaba esperando a la llegada. Una vez llegamos a la autopista, las colas eran interminables y desesperantemente lentas para llegar a Limeshain, ciudad dormitorio de Frankfurt donde vive mi primo. Nos desviamos hasta Hanau en un intento de saltarnos los tremendos atascos, cuando se nos averió el coche. Como era hora de almorzar y estábamos en medio de Hanau, buscamos algún bar o restaurante mientras Franciso, mi primo, llamaba a una grúa. A unos doscientos metros de nuestro coche averiado  compramos en un restaurante de comida rápida oriental algo para comer. El conductor de la grúa nos llevó junto al coche a casa de mi primo en Limeshain. Fuimos a comprar algunas bebidas en un establecimiento cercano. Nos reunimos con Conchi y sus dos hijos un par de horas después de la llegada e intentamos arreglar el coche porque al parecer era sólo una correa que se había soltado. Fuimos a cenar a un restaurante mejicano llamado "El Cuervo" en Langenselbold, un pueblo cercano a Limeshain, donde salimos de comida hasta el cogote. De vuelta a casa y a dormir ya que al siguiente día nos queríamos levantar temprano.

Rumbo a Frankfurt

Cena en el restaurante Mejicano "El Cuervo" (Langenselbold)

28-Abril- 2018

Büdingen - Saalburg - Centro comercial Loop 5

Salimos por la mañana temprano a buscar herramientas para el coche. A la vuelta compramos algo de comida para una barbacoa que a posteriori no hicimos. Pasamos por pueblos que visitamos siete años atrás en nuestra anterior visita, como Büdingen y Saalburg. Entramos en una especie de Leroy-Merlin y compramos un juego de llaves necesarias para arreglar el coche. Fue entonces cuando volvimos a casa e intentamos reparar la correa que se había soltado. Tras ver algunos videos en Youtube y con un poco de maña y de fuerza, por fin pudimos colocar la correa que conecta alternador, bomba de agua y aire acondicionado; todo era satisfacción por un trabajo hecho con algo de esfuerzo, pero realizado al fin y al cabo.  Nuestra alegría inicial resultó ser pasajera ya que, al parecer la bomba de agua tenía que ser cambiada: conforme llenábamos el depósito de agua del radiador, se iba vaciando por la bomba del agua. Esto nos limitó a la hora de movernos, ya que de los cuatro coches que había, dos de ellos estaban averiados. La parte cómica de este episodio la puse yo, que al vestirme con la ropa de faena que me dió Francisco (pantalón de chandal, camiseta de manga corta y sudadera con cremallera)  me convertí en un miembro de la mafia yugoslava. Tras este intento de reparación nos dimos una ducha y pusimos rumbo al centro comercial "Loop 5", un inmenso lugar donde comprar cualquier cosa que se te viniera a la cabeza. Almorzamos en el mismo centro comercial, en una planta prácticamente dedicada a establecímientos relacionados con la comida. Comimos pizzas y salmón a la plancha entre otras cosas. Una vez que terminamos el almuerzo fuimos en busca de unas zapatillas para hacer una ruta por el monte que rodea a Frankfurt llamado Taunus. Entramos en un establecimiento donde casi todo estaba rebajado y de alli me compré unas zapatillas Asics negras por 54 euros ideales para la ruta senderista prevista para el día siguiente. Había en el centro comercial una tienda de Jack Wolfskin, una marca dedicada a productos relacionados con el senderismo. De allí me compré un plumas con capucha que desde hacía tiempo buscaba. Ya caía la tarde y teníamos que volver. Tras caminar hacia el coche y lograr encontrarlo (todo un mérito debido al tamaño del edificio y del parking). Llegamos a casa a las 20:30, tomamos algo de cena y nos fuimos a nuestros aposentos a descansar ya que el día siguiente se presentaba movido.

Centro Comercial Loop 5

Marta y Mariana en Loop 5

29-Abril- 2018

Großer Feldberg (ruta senderista)- Friedberg

Desayunamos en casa. El desayuno fue fuerte debido a que nos esperaba una larga ruta por el Taunus, una zona natural elevada a las afueras de Frankfurt. Salimos a las 1045 con el tiempo amenazante de lluvia. Al final lo único que cayó del cielo fueron unas cuantas gotas de agua, empezando la ruta a pie a las 11:30 que se alargó durante 23 kilómetros hasta las 18:30. En la cima, a unos 878 metros llamada Großer Feldberg, nos hicimos unos cuantos selfies y completamos una ruta circular de unos 23 ó 24 kilómetros como comenté anteriormente. En la vuelta todo era más fácil y rápido ya que no había prácticamente pendientes hacia arriba. Las zapatillas de trekking que me compré el día anterior funcionaron a la perfección sin causarme ningún tipo de molestias ni rozaduras, excepto las inevitables sensaciones de cansancio al caminar durante tantos kilómetros. Cogimos el coche de vuelta y al cabo de aproximadamente una hora estábamos de vuelta en Limeshain. Después de pasar por la lucha todos, salimos para Friedberg donde comimos en un self-service chino. Nos tuvimos que dar un poco de prisa ya que en Alemania era un poco tarde para la cena.  Nada que objetar respecto a la comida en el restaurante chino: comimos tanto como quisimos una comida deliciosa y disfrutamos el restaurante  prácticamente para nosotros solos debido a lo tarde que era. Salimos de casa a las 21:00 y llegamos a las 23:00. Durante toda la tarde y durante la cena casi no podíamos articular palabra debido al esfuerzo hecho durante todo el día, aunque se daba por bien empleado.

En la cima de Großer Feldberg

Indicaciones de la ruta por el Taunus

30-Abril- 2018

Altenstadt - Frankfurt - Büdingen

Desayuno en casa. Teníamos intención de ir al centro de Frankfurt en transporte público ya que los coches de mi primo o estaban averiados o estaban en uso por sus hijos y su mujer para ir a sus respectivos trabajos. Cogimos un autobús que posteriormente nos llevaría al centro de Frankfurt en Altenstadt; lo perdimos por un minuto y tuvimos que esperar una hora. Para hacer tiempo decidimos dar una vuelta por Altenstad durante la hora que tuvimos que esperar hasta el próximo convoy. Llegamos a Frankfurt después de una hora en tren de cercanías. Nos dirigimos al centro donde estaban todos los rascacielos y el centro financiero de esta gran ciudad y prácticamente de Europa. De hecho estuvimos paseando muy cerca del Banco Central Europeo. Entramos en el centro comercial "Skyline Plaza" donde nos dimos una gran vuelta incluyendo la terraza del centro desde donde se podía divisar la ciudad al completo con los rascacielos en primer plano. Después de admirar la ciudad desde lo alto de esta terraza bajamos a almorzar en la parte del edificio donde numerosos restaurantes con comida de infinidad de países vendían sus platos para ser consumidos en mesas y sillas a escasos metros de sus puntos de venta. Mi elección fue la comida iraní mientras que Marta se decidió por  por unas salchichas alemanas. Proseguimos nuestro paseo por el centro de Fankfurt. Le tocaba esta vez disfrutar a Marta, que después de tanto tiempo sin jugar con alguien de su edad, se merecia entrar a algún sitio atractivo para ella. Así hicimos, entramos en El Museo Senckenberg, el mayor museo de Historia Natural  de Alemania, un lugar para niños y mayores donde poder encontrar información detallada acerca de la geología terrestre, fósiles, dinosaurios, y un largo etcétera relacionado con la Historia Natural mundial. Al finalizar en el museo, vuelta a pie hasta la plaza Bockenheimer Warte con una torre muy peculiar llamada Bockenheimer Turm. Nos vimos con Conchi en esa plaza después de que ella saliera de trabajar. Entramos a tomar un café en un café griego llamado Karioga. Después recogimos el coche de un parking donde aparcó la mujer de mi primo y nos dirigimos a un pueblo a cenar en el restaurante italiano Da Michele en un pueblo llamado Rohrbach donde volvimos después de siete años. Allí nos vimos con los dos hijos de mis primos que compartieron una agradable cena. A las 22:00 estábamos de vuelta pendiente aún de hacer las maletas.

Altenstadt

Marta, Mariana y yo en el centro de Frankfurt

Marta en El Museo Senckenberg de Historia Natural

01-Mayo-2018

Limeshain - Aeropuerto de Frankfurt

Nos despertamos a las 04:00 de la madrugada para poder coger el avión a las 07:30. Mi primo y su mujer se despertaron también con nosotros para llevarnos al aeropuerto. Salimos a las 04:30 y 45 minutos más tarde estábamos pasando el arco de seguridad. Lo hicimos de una manera rápida y sin muchas complicaciones. No tuvimos que pasar por los pupitres para hacer el check-in ya que lo habíamos hecho on-line antes de llegar a Alemania. Como en la ida, la maleta de mano grande de Mariana, la de Marta y mía tuvieron que ir en la bodega del avión y sólo se nos permitió meter en la cabina un bolso de mano pequeño o una bolsa de plástico pequeña con cosas en su interior. Si hubiésemos pagado por un billete "priority" como lo llaman en Ryanair, hubiéramos tenido derecho de meter todo nuestro equipaje de mano dentro de la cabina. Una política comercial sin escrúpulos y mirando sólo sacarle hasta el último céntimo al pasajero sin tener en cuenta su comodidad que, según mi opinión, debería prevalecer antes que el interés económico agresivo de esta compañía aérea tan criticada últimamente. Como último apunte de este blog, agradecer a mi primo Franciso y su mujer Conchi su amabilidad y hospitalidad que nos hicieron sentir en todo momento como si estuviéramos en nuestra propia casa. Llegada a Málaga con normalidad, después de un trayecto cómodo y rápido (por ir la mayor parte del tiempo dormido). Estábamos en casa a las 13:20 estando todo en orden. Escapada altamente satisfactoria.

Momentos antes de la vuelta a España

Todo lo bueno se acaba pronto...