Sofía                                        Junio 2018

Create your own travel map

Martes 26 Junio 2018, Vuelo a Sofía

Por fin llegó el gran día del comienzo de estas minivacaciones en Sofía de 6 días para asistir a la boda de un familiar de Mariana. Aunque el avión salía a las 20:30 el día era corto para las cosas que aún nos quedaba por hacer: llevar la gata a la gatería, recoger las maletas, hacer el equipaje, higiene personal almuerzo y salir para Málaga a las 16:30. Salimos a esa hora cogiendo todos los tramos de la autopista de pago. A las 1800 llegamos a ECP parking, nuestro parking habitual cada vez que cogemos avión desde Málaga. Terminamos de facturar a las 1915 y a las 1930 habíamos pasado por el arco de seguridad. Comimos algo antes de embarcar y a las 2015 estábamos sentados en nuestro asiento del avión. Despegue a las 2100, media hora de retraso. Avión de dos filas de asientos a cada lado frente a las tres filas de asientos de los aviones que solemos coger para este tipo de viajes. El trayecto fue bastante cómodo, escuchando música y sin gente molesta alrededor. Llegamos a Sofía a las 0015 hora española, 0115 hora búlgara. AI pasar el control fronterizo estuvimos más tiempo de lo normal ya que estuvieron mirando nuestros tres pasaportes muy a fondo, no sé aún la razón. Irena nos estaba esperando e "Llegadas" con Stefan para llevarnos a su casa, donde dormiríanos los tres dias siguientes. A las 0200 hora búlgara estábamos durmiendo.

Mariana, Marta y yo en el Aeropuerto de Málaga

Atardecer camino a Sofía

Miércoles 27 Junio 2018, Mall Sérdika

Nos despertamos a las 1000 hora búlgara con el tiempo amenazando lluvia, el cielo cubierto de nubes y una temperatura de unos 16°C. Irena y Stefan estaban en el trabajo con lo cual estábamos solos en el piso. Desayunamos, y cogimos el tranvía para vernos con Stanimira, vieja amiga nuestra y abogada que nos arregló la documentación de nuestra boda en Sofía el año 2000. Estuvimos dando una vuelta por boulevard Vitosha, la calle comercial principal en Sofía. Entramos en una tienda a hacer un encargo para nuestra amiga en Nueva York y después fuimos a casa de Stanimira a tomar algo, no sin antes comprar un paraguas por la ligera pero persistente lluvia. Terminamos con nuestra amiga abogada y la lluvia seguía cayendo con más insistencia si cabe sobre Sofía. Pusimos la proa dirección hacia una calle detrás de la catedral Alexander Nevsky donde cogimos un tranvía que nos llevó al centro comercial "Sérdica" aunque camino a esta parada de tranvía nos pusimos empapados ya que teníamos un miniparaguas pos tres: paramos en otra tienda a comprar otro para evitar calarnos hasta los huesos. Mientras Mariana compraba los tickets vino el tranvía que esperábamos. Una vez que llegamos a este centro comercial, nos vimos con Irena (trabajaba en este centro comercial) y le entregamos nuestras compras y paraguas para ir más cómodos. Buscamos un sitio para comer que resultó ser un establecimiento serbio del que compramos unas habichuelas y unas salchichas exquisitas. Terminamos de comer y proseguimos nuestra vuelta por el centro comercial hasta la hora que salía Irena del trabajo. Mi visita incluyó mi favorito establecimiento "Technopolis", una especie de Mediamarkt búlgaro. Volvimos a casa de Irena todos juntos en un tranvía totalmente abarrotado de gente. Stefan volvió de trabajar también y preparamos una exquisita cena que comimos viendo el partido del mundial Brasil- Serbia que terminó ganando Brasil 2-0. Una vez terminado el fútbol nos fuimos a la cama todo el mundo.

Puerta principal del Centro Comercial Sérdika

Dentro del Mall

Jueves 28 Junio 2018, Museiko/Bvd. Vitosha

Amaneció en Sofía con más nubes y lluvia que el día anterior. De hecho estaba el país entero en alerta naranja. Desayunamos en el piso y cogimos un tranvía hasta NDK, otro hasta Tzum y el metro hasta el edificio de los Leones, lugar donde trabaja Bozhidar, padrino de nuestra boda como fiscal del estado. Nos  vimos con él en el café "Vistosha Street" en la avenida Vitosha. Nos dirigimos después a coger el metro a un museo infantil llamado "Museiko" o "Музейко" en búlgaro. Allí almonzanos y vimos todo lo expuesto que resultó muy interesante no sólo para Marta sino para sus padres. Su parte dedicada a Geología y la parte dedicada al espacio exterior fueron las que más atractivas me resultaron.

Cogimos de nuevo el Metro para volver al centro de Sofía, concretamente nos bajamos en la Universidad San Clemente de Ohrid. Mariana y Marta entraron en una librería en la misma salida del metro y yo me fui a andar por los alrededores de la impresionante catedral Alexander Nevsky, nunca me cansaré de contemplarla. Nos vimos más tarde con Mariana y Marta delante del hotel Radisson, muy cerca de Aleksander Nevsky. Seguimos nuestro paseo por el centro de la ciudad, siempre con nuestros paraguas abiertos, hasta una librería llamada Orange de cinco plantas. Nuesto paseo prosiguió hasta el Boulevard Vitosha donde entramos a una zapatería de donde me llevé unos zapatos negros que me servirían para la boda del siguiente día. Se iba acercando las 1900, hora en la que quedamos con Irena, Stefan, Iván y María con sus respectivos hijos en el restaurante "Garden House". Allí cenamos viendo el partido del mundial Inglaterra Vs Bélgica.

Selfie con Aleksander Nevsky al fondo

Garden House, restaurante donde cenamos el Jueves, 28 de Junio

Viernes 29 Junio 2018, Boda Civil/Concierto NDK

La lluvia persistía en Sofía. Desayunamos y después de algo de higiene personal bajamos al centro de Sofía usando el tranvía y el Metro. Nos bajamos en NDK o el Palacio de la Cultura. Visitamos el hotel donde permanecí la primera vez que vine a Sofía en el año 2000 llamado Tsar Asen. Más tarde, y siempre paseando, llegamos a nuestro favorito Bulevard Vitosta donde nos encontramos con Bobby, el profesor de la Universidad Americana en Bulgaria natural de Carolina del Sur que me tradujo mi boda del búlgaro al inglés también en el año 2000. Proseguimos con nuestro paseo hasta llegar hasta una zona cerca del mercado "Halite" repleta de comercios de donde compramos calcetines y medias. A la vuelta nos metimos en el mercado techado antes mencionado y compramos una botella de buen vino para Stefan que nos hizo el favor de nuestras vidas al trasladarnos desde su casa hasta la sala donde ibamos a asistir a la boda civil de la hija de la prima de Mariana y después al hotel "Best Western Plus" donde dormiríamos las dos últimas noches en Sofía. Volvimos a las 1230 al piso de Irena pero antes pasamos por una tienda de comestibles para comprar algo para almorzar. Almorzamos e hicimos las maletas; acto seguido nos recogió Stefan despidiéndonos de esta forma del piso del que habíamos dispuesto durante tres días y tres noches. Mi más sincero agradecimiento a Irena y a Stefan por habernos hecho sentir como si estuviéramos en nuestra propia casa. Nos dirigimos al lugar donde se iba a celebrar la boda civil y asistimos a ella. Una ceremonia muy emotiva y sencilla a la vez. Me vino a la mente mi boda con Mariana porque fue un acto calcado al nuestro hace 18 años ya... Una vez terminada nos recogió otra vez Stefan y nos llevó al hotel "Best Western Plus" donde dormiríamos dos noches. Dejamos las maletas y en metro nos dirigimos a un restaurante de la famosa cadena búlgara llamada "Happy" donde estaban celebrando sólo los familiares y los padrinos de la boda el evento de hacía escasas horas. Terminamos de "almorzar" a las 1900 y nos dirigimos con toda rapidez al Palacio Nacional de la Cultura o NDK donde nos esperaba un espectáculo de categoría: el coro del Ejército Rojo en plena acción con un repertorio grandioso de canciones, incluidos temas de la Segunda Guerra Mundial que hicieron que el numeroso público de este  atractivo auditorio, usado para las asambleas del antiguo Partido Comunista, se pusiera de pie aplaudiendo con insistencia durante muchos minutos. A continuación incluyo unos minutos del concierto, concretamente el famoso tema "Katiushka":

 

 

 

 

 La vuelta en Metro a las 2130 fue una odisea ya que la salida del concierto provocó serios atascos en el transporte público. Llegamos al hotel por fin y caímos rendidos en la cama.

 

Selfie con NDK, El Palacio de la Cultura, donde asistimos al concierto

Actuación del Coro del Ejército Rojo en NDK

Hotel Best Western Union Plus, donde se celebró la Boda

Sábado 30 Junio 2018, Celebración Boda

El hotel que elegimos estaba bastante bien. Nos instalamos por la noche y pasamos una noche cómoda, la penúltima en este viaje a Sofía. Por la mañana tocaba recoger a los padres y a la tía de Mariana, que venían en autobús desde Yambol y Stara Zagora, a la estación central de autobuses en Sofía para la celebración de la boda en el hotel, mientras yo permanecí en nuestra habitación. Cuando volvió fuimos a comprar tres ramos de rosas, uno por familia para la celebración que empezaba a las 1700. Terminamos con las rosas antes de lo esperado y de camino compramos algo de comida para los padres de Mariana que no habían comido desde el viaje en autobús desde Yambol. Ya sólo quedaba hacer tiempo para la celebración que resultó bastante agradable. Tras una breve ceremonia pasamos a una sala del hotel reservada exclusivamente para nuestra fiesta. Remarcar que la sorpresa estuvo en la actuación de un cantante muy famoso en Bulgaria llamado "Grafa" que le dió una marcha más al ambiente ya de por si muy caldeado al estar repleto de juventud, todos ellos compañeros de los novios en la facultad de informática de Sofía. La actuación de este cantante fue una sorpresa para el nuevo matrimonio que no pudieron contener la emoción al verlo. El DJ, aunque pasado en edad, lo hizo realmente bien. En definitiva comida, bebida y buen ambiente a raudales. Aunque la fiesta continuó  yo me tuve que retirar a las 0000 ya que tenía que levantarme para volar de vuelta a España. Disponía sólo de cinco horas y media para dormir...

Salón de celebración

Los Novios y los Padrinos de espalda

Domingo 01 Julio 2018, Vuelta a casa

El tiempo parecía que estaba esperando mi marcha de Bulgaria para ponerse bueno. El sueño durante la noche no había sido todo lo reconfortante posible, pero era de esperar. Sonó el despertador y nos pusimos Mariana y yo a preparar lo que quedaba de equipaje. Bajamos al hall, desayuné algo y esperamos que dieran las 0600 para coger el transfer gratuito que ofrecía el hotel hasta el aeropuerto . La vuelta a España tenía trasbordo en Madrid esta vez antes de aterrizar en Málaga. Hice el check in y obtuve las dos tarjetas de embarque para mi comodidad y sopresa. Puerta B1. Llegué a este punto con bastante tiempo, así que me dio tiempo de escribir en este diario. El asiento que me tocó el 09A, de la parte delantera del avión y en ventanilla. Como la ida, el avión con el que viajamos tenía dos filas de asientos por banda. Salimos bastante a tiempo. La cola para los pasaportes a la llegada a Madrid era impresionante. Unos 20 minutos de espera y eso que se suponía que era espacio comunitario... Cuando logré pasar el control fronterizo busque la terminal 4 que era donde tenía que coger el segundo avión a Málaga. Arco de seguridad de nuevo pero esta vez muy rápido y con poca gente. Después de unos veinte minutos ya estaba en la terminal K esperando a que me confirmaran la puerta de embarque. Pedí algo para almorzar cerca e hice un poco de tiempo hasta la aparición en las pantallas de la información de mi vuelo. Pasadas unas horas apareció por fin, la K92, aunque ya Iberia me la había comunicado vía sms y vía email. En unos 55 minutos estábamos en Málaga, un vuelo cómodo y rápido. Llamé a ECP Parking para recoger el coche y volver a Algeciras. Recogí a Rafaela, mi gata, de la gatería y llegamos a casa aproximadamente a las 2000 horas. Estaba todo en orden, por suerte. Tenía intención de ver el partido España-Rusia, pero visto el resultado decidí que no había nada que ver...

Selfie en Barajas

Almuerzo antes de embarcar para Málaga